Seleccionar página

El cuadro volvió limpio y sin añadidos a la paredes del recinto.

Tras sufrir un dañino arreglo póstumo, “One: Number 31” de Jackson Pollock, ha regresado a las paredes del MoMA de Nueva York.

Pollock, con su singular forma de pintar (lanza pintura contra el lienzo, pintar horizontal y no en vertical), siempre manifestó su preocupación por cómo sus cuadros aguantarían el paso del tiempo, y cómo serían afectados por las restauraciones.

En “One: Number 31” el tiempo sí había causado estragos en algunas partes cuarteadas. El lienzo de 2.7 por 5.3 metros de 1950, fue “arreglado” por una mano anónima en 1998, la cual había causado severos dolores de cabeza a los conservadores del MoMA.

“Se dieron cuenta, con una inspección a simple vista, de que había áreas que no correspondían con las técnicas de Pollock y que había que mirarlas más detenidamente”, asegura la asistente de conservación del MoMA, Jennifer Hickey.

Después de un arduo trabajo, hoy la obra de Pollock ha regresado a su lugar en el MoMA, después de un año.