Seleccionar página

Los jeans son de las pocas prendas que encontrarás en cualquier guardarropa. ¿Pero sabes cuánto han evolucionado desde que surgieron?

pantalones boyfriend

Los primeros vaqueros de los que se tiene conocimiento son en Génova, Italia, en el siglo XII. Los jeans como los conocemos hoy, se hicieron para la armada genovesa, porque los marineros necesitaban un pantalón que pudiera llevarse tanto seco como mojado.

Estos pantalones se podían lavar arrastrándolos en grandes redes bajo el barco, y el agua marina los dejaba blancos. Pero después, los genoveses se encargaron de teñir la tela en el característico color que conocemos ahora.

Curiosamente, el primer denim es originario de Nîmes (Francia) y de ahí el nombre.

Los vaqueros más parecidos a los actuales se crearon en EE.UU. en 1872, y fueron comercializados por Levi Strauss ( sí, lo que después sería la famosa marca Levi’s). Estos jeans fueron creados para los mineros.

Lo cierto es que los jeans eran usados por las clases obreras y no eran muy bien vistos hasta que James Dean apareció en escena. Gracias a “Rebelde sin causa” (1955) los jóvenes comenzaron a utilizarlos como una manifestación de rebeldía. Gracias a estos jóvenes los jeans se volvieron un básico para cualquier persona.

Lo cierto es que en esta época, los vaqueros eran de cintura alta y muy rectos. Cuando los 60 llegaron, el fenómeno hippie se adueñó de esta versátil prenda, ensanchando sus bajos y alargándolos, y estampando parches de colores por encima para después dar paso a las famosas “patas de elefante”.

Y cuando habíamos explotado al máximo cada una de las formas del jeans, se pasó a hacerlo literalmente, rompiendo sus formas o desgastando su superficie con el proceso del sandblasting. Proceso que, por otra parte, fue prohibido en los países donde se producía debido a la alta propensión a desarrollar cáncer.

Actualmente, esta increíble prenda nos ha llegado con pedrería e incluso joyas, como los de Miss Me.

Los jeans son tan fundamentales para cualquier armario que se estima que cada norteamericano tiene en promedio hasta 7 modelos diferentes.

¿Y tú, cuántos jeans tienes en tu closet?