Seleccionar página

En pocos minutos el asunto fue Trending Topic en Twitter.

Debido a que no le dieron la mesa que quería, la hija de Humberto Benítez Treviño, titular de la Profeco, amenazó con clausurar un restaurante y casi lo logró.

La ahora conocida como “Lady Profeco” llegó al restaurante Maximo Bistrot, en Tonalá 133, Colonia Roma, con una amiga sin tener reservación alrededor de las 15:00 horas del viernes.

Como el establecimiento estaba lleno, le pidieron que esperara a que se desocupara una mesa.

“Estábamos llenos y le dijimos que podía esperar a que alguna mesa se desocupara. A la media hora se desocupó una mesa afuera, pero yo tuve que sacar a unos comensales que con anterioridad me habían pedido que en cuanto hubiera mesa afuera los sacáramos porque querían fumar su puro”, explicó Gabriela López, dueña del lugar.

“La señorita se molestó, dijo que a ella ya le tocaba y que ella también quería afuera. Le expliqué que teníamos que seguir el orden y que le podía ofrecer una mesa adentro, y me empezó a amenazar y me dijo que su papá era el Procurador y que le iba a hablar y que a ver a quién le creían más”, indicó.

Según la propietaria del restaurante, la joven, tras no aceptar la mesa interior, aseguró que haría clausurar el lugar y se retiró.

“Me dijo que nos iba a mandar una revisión de la Profeco porque su papá era el Procurador”, indicó López.

Lo más indignante del caso no fueron las amenazas de la joven, sino que en menos de dos horas, tres inspectores de la Profeco llegaron al lugar y colocaron tres sellos de clausura por presuntas irregularidades en el sistema de reservaciones y el mezcal que ahí se vende.

“Me querían clausurar el establecimiento con el argumento de que el mezcal sólo puede tener una especie de agave, que es el espadín, y como yo en mi carta tengo mezcales de otro tipo de agaves me dijeron que no puedo estar haciendo eso y que por eso me iban a clausurar”, relató la propietaria.

“(Además) porque no tengo en la entrada un aviso de cómo se toman las reservaciones y cuál es el tiempo de espera que alguien tiene que aguardar para una mesa”.