Seleccionar página

Los pumas se vieron muy efectivos. En siete minutos el hambre Pumas provocó una herida mortal a Jaguares. Suficiente para abrirse camino y vencer cómodamente 3-0, lo que, combinado con la salvación poblana, le da la clasificación a la liguilla, en paralelo con Cruz Azul, otro beneficiado por el descenso del Querétaro. Así las cosas, los tres equipos capitalinos estarán en la fiesta.

La intensidad de juego que mostraron los universitarios con el ingreso del español Luis García (en reemplazo por el suspendido Martín Bravo) y la actitud renovada del paraguayo Robin Ramírez les abrió el camino para reencontrarse con su mejor versión en el ataque.

Desde los primeros minutos, el mediocampista europeo se encargó de marcar el ritmo que debía su equipo con el balón controlado y realizó combinaciones rápidas junto a Javier Cortés, que poco a poco abrieron el bloque defensivo del equipo de Chiapas.

Robin, a veces como poste y otras siendo una amenaza constante para los zagueros, abrió huecos con su velocidad y fue pieza clave en el primer tanto del encuentro. Luis García se combinó con él y dejó solo a Cortés para llevar la pelota a las redes con un disparo potente.