Seleccionar página

En el mundo existen una 371 millones de personas que padecen de diabetes, condición en que la insulina no llega a controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Un grupo de científicos identificó una hormona que podría aumentar el número de células productoras de insulina en los ratones, lo que podría ser un excelente tratamiento en un futuro para los pacientes con diabetes.

Los seres humanos tienen su propia versión de esta hormona, y el nuevo estudio sugiere que aumentar el poderío de los diabéticos podría ayudarles a evitar las inyecciones de insulina, ya que les daría un mayor control sobre sus niveles de azúcar en la sangre.

Lo cierto es que anteriormente otras sustancias han demostrado efectos similares en células de ratones pero no funcionaron en los seres humanos. Pero esta hormona es diferente debido a que su efecto es de una potencia inusual y solo está restringida a las células productoras de insulina.