Seleccionar página

La iniciativa busca terminar con los intermediarios que los extranjeros utiliza para adquirir las propiedades.

La Cámara de Diputados recién aprobó las reformas al artículo 27 Constitucional que permiten a los extranjeros tener propiedades en las playas mexicanas y cerca de las fronteras.

La iniciativa establece que el uso de las tierras a adquirir por los extranjeros sólo podrá ser para vivienda, y no para uso comercial, industrial o agrícola.

Es decir, brindará certeza jurídica a cualquier inversión que realice un extranjero.

La prohibición se estableció desde la promulgación de la Constitución en 1917, cuando existía el temor de la invasión de ejércitos de otras naciones.

Con esta reforma se busca beneficiar a los municipios costeros en donde residen personas extrajeras, y se promoverá la inversión en materia de turismo, al crear empleos y beneficios a las comunidades.