Seleccionar página

Omar Bravo estará fuera de actividad durante las próximas dos semanas, debido a un desgarre de primer grado, el cual le impidió tomar parte en el encuentro ante el Guadalajara el pasado sábado en el Estadio Jalisco. Según el Cuerpo Médico de los rojinegros del Atlas, la responsabilidad absoluta en el tema fue causado gracias a su convocatoria al Tri, para el amistoso ante Perú.

Según el estratega, esa falta de descanso adecuado, tras acudir al llamado de José Manuel de la Torre, fue el motivo del desgarre en el bíceps derecho que mantendrá al atacante fuera por dos semanas y en duda para disputar los cuartos de final en el Clausura 2013.

“Estoy muy molesto, la logística de la Selección Mexicana es terrible. No puedo entender que a un jugador como él, se le invite a la Selección para quedarse en la banca y luego viajar horas y horas, casi 12, para llegar a Guadalajara. Eso afecta a un jugador que se ha roto la ma… por el equipo. Él está muy triste”, explica.

Y, enseguida, se le va con todo al Tricolor: “Me parece ridículo que un jugador de su calidad vaya a la banca, cuando tienes esa edad. Es un jugador maduro que ha tenido mucho trabajo aquí, porque el juego del Atlas no está basado en exquisiteces, está basado en el esfuerzo colectivo y permanente. Creo que cuando vas a llevar un jugador como Bravo a la Selección, tiene que jugar, no lo vas a llevar para ver qué pasa. Por Dios”.

Externar su molestia es lo único que le queda. No puede hacer más: “No me puedo dirigir a la Federación. Me da mucho gusto que lo llamen, pero que lo lleven para ir a la banca me parece ridículo. Si fuera un jovencito, está bien, pero es un jugador de talla internacional, mundialista, fantástico y ahora no lo tengo. Me parece absurdo llamar un veterano para tenerlo en la banca”.