Seleccionar página

La normatividad eclesiástica establece como necesaria la certificación de dos “milagros”.

El proceso que llevará a Juan Pablo II a la santidad está cada vez más cerca de su reconocimiento como santo de la Iglesia, tras la certificación de un grupo de médicos del Vaticano a un “milagro” atribuido a su intercesión.

Los científicos de la Congregación para las Causas de los Santos reconocieron como inexplicable una curación que habría tenido lugar luego de insistentes rezos a la memoria del beato Karol Wojtyla.

Este trámite corresponde al primer escalón de cara a la santidad. Ahora el “milagro” debe ser analizado y certificado por una comisión de teólogos, primero, y un grupo de cardenales, después. Si todos dan su voto positivo, entonces el expediente será sometido a la atención del Papa Francisco.

La normatividad eclesiástica establece como necesaria la certificación de dos “milagros” para que una persona sea reconocida como santa.

En el caso de Juan Pablo II su beatificación llegó tras la curación inexplicable del mal de Parkinson de una monja francesa, Marie Simone Pierre.