Seleccionar página

El descubrimiento de estos dos sistemas muestra la gran diversidad de planetas que hay fuera de nuestro Sistema Solar.

Siete nuevos exoplanetas (planetas que están fuera de nuestro Sistema Solar) han entrado en la lista de descubrimientos del telescopio de la NASA.

Los planetas pertenecen a dos sistemas planetarios distintos en torno a las estrellas ‘Kepler-62’ y ‘Kepler-69’ respectivamente.

La estrella ‘Kepler-62’ es el corazón de un sistema que está a una distancia de unos 1.200 años-luz de la Tierra y cuenta con cinco planetas cuyas características se publican en la revista ‘Science’.

Esta estrella no se parece a nuestro Sol, ya que es más pequeña (su tamaño es 2/3 el del Sol), menos brillante, más fría y más antigua.

Dos de los cinco planetas (‘Kepler-62e’ y ‘Kepler-62f’) que componen este sistema se encuentran en la denominada zona habitable, es decir, orbitan a una distancia de su estrella que en teoría les permitiría albergar agua en su superficie y por tanto, ser potencialmente habitables.

‘Kepler-62f’ es un 40% más grande que la Tierra, lo que lo convierte en el exoplaneta más pequeño. Su órbita dura 267 días. ‘Kepler-62e’ es un 60% mayor que nuestro planeta y su órbita dura 122 días. Ambos se consideran ‘supertierras’.

Las órbitas de los otros tres, ‘Kepler-62b’, ‘Kepler-62c’ y ‘Kepler-62d’ duran 5, 12 y 18 días respectivamente, por lo que estos mundos son demasiado cálidos para albergar algún tipo de vida como la conocemos en la Tierra. Dos de ellos son más grandes que la Tierra y otro tiene más o menos el tamaño de Marte.

Los investigadores que han estudiado los datos facilitados por el telecospio espacial especulan con la posibilidad de que ‘Kepler-62f’ tenga una atmósfera compuesta por nitrógeno, dióxido de carbono y agua, aunque en su estudio admiten que no saben si tiene atmósfera o si es un planeta rocoso.

El segundo sistema planetario es el que orbita en la estrella ‘Kepler-69’, el cual tiene dos planetas, ‘Kepler-69c’ y ‘Kepler-69b’ y se encuentra a una distancia de 2.700 años luz de la Tierra.

‘Kepler-69c’ es más grande que la Tierra (un 70% más) aunque es el más pequeño de los que se han encontrado en la zona habitable y que orbitan una estrella parecida al Sol. Su órbita dura 242 días.

El otro planeta, ‘Kepler-69b’, es el doble de grande que la Tierra. Su órbita dura 13 días, por lo que deber ser un mundo muy cálido y se encuentra lejos de la zona habitable. La estrella de este sistema planetario sí que se parece bastante a nuestro Sol, tanto en su tamaño como en su brillo.