Seleccionar página

Un poderoso terremoto derribó ayer viviendas y oficinas en la frontera entre Irán y Paquistán, lo que provocó la muerte de decenas de personas. El sismo, que se sintió hasta Nueva Delhi y Dubai, fue el segundo en Irán en menos de una semana. Hasta el momento se desconocía la cifra de fallecidos en Irán.

El terremoto de 7.8 grados Richter registrado el martes en la frontera entre Irán y Pakistán causó la muerte de al menos 34 personas y heridas a más de 80 en territorio paquistaní, informaron hoy autoridades de ese país.

En una nueva actualización de cifras, reportada por la televisora local Dawn, el gobierno de Pakistán indicó que los daños más severos ocurrieron en la provincia de Baluchistán, en el suroeste del país y fronteriza con Irán.

Cientos de viviendas quedaron destruidas o en riesgo de caer, lo mismo que edificios y comercios en esa provincia y, en menor medida, en ciudades cercanas. Dada su magnitud, el temblor fue sentido desde el Golfo Pérsico hasta ciudades en el norte de India.