Seleccionar página

Los responsables de Exteriores consideran que el cónsul no cumplió con sus obligaciones al abandonar en plena crisis el Consulado.

El ministro de asuntos Exteriores español cesó en su cargo al cónsul de España en Boston, por dejar sus funciones tras las explosiones registradas en la maratón de esa ciudad.

Todo indica que Pablo Sánchez-Terán abandonó el Consulado dos horas después de registrarse las explosiones, porque era la hora del cierre de las dependencias, a pesar de que había un numeroso grupo de españoles participando en la carrera y que podían necesitar los servicios de la representación diplomática.

Cuando en el Ministerio se enteró que el cónsul se había ido a su casa en esas circunstancias se contactó con él para que regresara de inmediato. Al parecer, Sánchez-Terán afirmó que no podía hacerlo porque las calles se encontraban bloqueadas tras el atentado y alegó que se había llevado el teléfono de emergencias a su domicilio.