Seleccionar página

A los expertos les pareció sorprendente que el efecto es mayor en las personas con un historial familiar de alcoholismo.

Un estudio publicado en la revista Neuropsichopharmacology demostró que el cerebro libera la sustancia química “de la recompensa”, dopamina, al probar la cerveza.

La investigación fue realizada en la Escuela de Medicina de la Universidad de Indiana.

A 49 nombres les dieron 15 mililitros de cerveza en 15 minutos. Después de esto, los hombres tuvieron más ganas de seguir tomando cerveza.

Este estudio les sirvió a los expertos para demostrar que “una bebida alcohólica, sin su efecto intoxicante, puede estimular la actividad de la dopamina en los centros de recompensa del cerebro”.

Investigadores del Reino Unido consideraron que estos resultados no son sorprendentes puesto que a partir de estudios en animales se sabía que “los eventos condicionados del consumo de drogas vienen con un incremento de la dopamina”.

Pero el estudio demostró que el gusto “solo tiene un impacto en las funciones del cerebro asociadas con el deseo”. Lo preocupante es que el efecto en aquellos que tienen historial familiar con alcoholismo “podría significar que hay un factor de riesgo hereditario” de esta enfermedad.