Seleccionar página

La policía de Boston ha confirmado por el momento la muerte de tres personas y más de 100 heridos, algunos de ellos en estado crítico. La cadena de noticias CNN dijo que uno de los fallecidos es un niño de ocho años.

 

Las explosiones se produjeron en rápida sucesión mientras miles de corredores se acercaban a la línea de meta. Imágenes de video mostraron una explosión a un lado de la calle donde corrían los participantes, además de mostrar a algunos de ellos caer al pavimento debido a conmociones. Fotos de la caótica escena mostraron una acera manchada de sangre.

Las explosiones, ocurridas el Día del Patriota, fueron impactantes en su simbolismo y fuerza. El maratón de Boston es una carrera de gran prestigio, un símbolo de la ciudad.

Dos funcionarios federales, que hablaron en condición de anonimato, confirmaron que las explosiones fueron causadas por artefactos explosivos. Uno de los muertos, de acuerdo con un funcionario, era un niño de 8 años.

Las repercusiones se extendieron desde Massachusetts a Washington. La Casa Blanca incrementó la seguridad y el Departamento de Justicia y el FBI se movilizaron para investigar a fondo lo ocurrido.

En una breve comparecencia en la Casa Blanca, poco después de las 6 de la tarde, Obama expresó su solidaridad con las víctimas de los atentados y dijo que todos los recursos necesarios del gobierno federal serían asignados para ayudar a los funcionarios de Boston a determinar de la causa de las explosiones.