Seleccionar página

Estimado lector de Urban360, durante esta semana, tengo para ti algunos datos del reino animal.

Generalmente pensamos que lo más sorprendente de los animales es que podemos llegar a enseñarles a trinar “las mañanitas”, a traer el periódico por las mañanas, tirarse de muertito o como algunos quisiéramos al menos unos cuantos días, pasar todo el día echados en el sol, levantándonos solamente para comer. Nada que ver.

Los animales son más que eso, son más que mascotas o animales que utilizamos en mil formas gracias a sus sorprendentes habilidades y adaptaciones, las cuales, obviamente, utilizamos en nuestro propio provecho.

Pues bien, esta vez platicaré de algunos animalitos que llevan al extremo sus adaptaciones y las utilizan exclusivamente para ellos mismos.

La hormiga Odontomachus bauri, es un artrópodo (artro- articulado y podo-pata) habitante de algunas regiones tropicales de Centro y Sudamérica, mide apenas 1.5 cm, pero tiene el record de la mordida más rápida en todo el reino animal. Sus mandíbulas se cierran en solamente 0.13 milisegundos (2 300 veces más rápido que el parpadeo del ojo humano).

Esto es posible por complicado arreglo de ciertas placas y músculos de su cabeza, que al formar una especie de palanca, acumula presión hasta que al soltarse, produce esa increíble aceleración.

Sin embargo, la velocidad se queda corta considerando que con esas mandíbulas, pueden generar una presión hasta 300 veces su propio peso. Si un insecto tiene la mala fortuna de ser atrapado por ella, de ningún modo podrá liberarse. Para que te des una idea de lo extremo de su adaptación, si un hombre de 100 kilogramos de peso, apretara su dentadura así como lo hace la hormiga, generaría una presión de 30 toneladas ( 6 elefantes de 5 toneladas cada uno) sobre un área del tamaño de tu dedo índice.

Pero si esto te parece increíble, existe otro artrópodo, solo que éste es marino. Se le llama camarón mantis o camarón pistola (Alphaeus sp). Este animalito, produce el tercer sonido más fuerte de todos los animales marinos (más de 200 decibeles), solamente después del generado por la ballena de esperma y el que produce la ballena beluga.

Este bicho puede generar una enorme aceleración en una estructura en forma de mazo que tiene en sus patas delanteras. Este mazo se “traba” y en solamente 5 milisegundos se libera y causa un golpe tan fuerte a sus presas que las mata al instante, ya que se mueve tan rápido como una bala calibre 22!

Si a esto le agregamos que el movimiento es tan rápido en un intervalo de tiempo extremadamente corto, se produce un fenómeno llamado sonoluminiscencia, en el que los átomos del agua se ionizan y muchos de sus electrones forman durante unas pocas milésimas de segundo un plasma que genera una chispa de luz y calor de varios cientos de grados en las pequeñísimas burbujas formadas entre el mazo y la víctima.

Esto significa que si la presa no muere por el golpe del mazo, recibe un impacto más con la onda de choque producida. Sus víctimas pueden ser pequeños cangrejos, caracoles, peces más grandes que él mismo y en ocasiones hasta el grueso cristal del acuario en la sala de tu casa.

Y hablando ahora de animales marinos, sabías que el animal más venenoso del planeta no es un alacrán, una serpiente y mucho menos algún tipo de araña.

Estamos hablando de una pequeña medusa que vive en las costas de Australia. La avispa marina (Chironex fleckeri) es un organismo del grupo de los Cnidarios (del griego cnid – que significa ortiga).

Este sorprendente bicho, que mide menos de un metro de largo, tiene un cuerpo en forma de cubo y muchos tentáculos de entre 50 y 80 centímetros de largo, todos ellos plagados de células llamadas cnidocitos, que a su vez, contienen unas estructuras pequeñísimas en forma de arpón llamadas nematocistos.

Es en estas últimas estructuras que se produce una poderosísima neurotoxina de la que basta solamente 1.4 miligramos (el equivalente a 1 granito de sal de mesa) para causar dificultades respiratorias, vómito, nauseas, un dolor realmente insoportable y finalmente una embolia cardiaca, capaz de matar a un hombre adulto en menos de 5 minutos, si es que el veneno logró entrar a la sangre y la victima no ha recibido atención médica adecuada.

Increíblemente este organismo marino no tiene órganos o tejidos como la mayoría de los animales, pues su cuerpo está formado hasta en un 95% simplemente de agua.

Aunque antiguos remedios populares aconsejan orinar sobre la picadura de la medusa, es mucho mejor enjuagar con agua de mar y vinagre. El ácido acético de este último, neutraliza el veneno de este animalito y evita que el daño sea mayor. Así que, la siguiente vez que visites la playa, además de lentes oscuros, sombrero y bronceador, lleva un poco de vinagre …por si acaso.

Así es que, estimado lector, la siguiente vez que pienses en animales exóticos, olvídate de perros con rarísimo pedigrí, aves de exóticos colores o recónditos orígenes o quizás gatos excesivamente flojos y pachones. Puedes ir más allá, consiguiendo algún otro tipo de mascota. Qué tal una tarántula o un escorpión gigante africano? Si crees que los podrás tener en casa sin causar un infarto a tu anciana abuela, la siguiente semana te haré algunas recomendaciones sobre estos injustamente temidos y mitificados arácnidos (Ah!! Porque debes saber que arañas, escorpiones, garrapatas y ácaros son primos ya que todos ellos pertenecen al grupo de los arácnidos). Hasta la próxima!!

Agradecemos la colaboración de Biol. Julio Veda Tapia Lozano

Irish Institute de México

bioljuliotapia@yahoo.com.mx