Seleccionar página

Los Pumas, que con inspiración y buen futbol le dieron la vuelta a Tigres y le quitaron su calidad de invicto, para recuperar la quinta posición en el Clausura 2013, instalados ahora como feroces candidatos, dispuestos a desafiar a quien sea en la Liguilla por el título, en lo que fue un sabroso anticipo de lo que nos espera en la fiesta grande del futbol mexicano.

Si bien la diferencia fue mínima, con un marcador de 2-1, el desarrollo del encuentro en Ciudad Universitaria (CU) fue llevado con solvencia por los de casa. Los argumentos que presentó el equipo de la UNAM fueron variados y resumen la riqueza que había extrañado en año y medio. Aunque se puede destacar su capacidad de
reacción, su potencia física y la cohesión entre sus elementos es notable. Todos atacaron y todos defendieron. Eso les bastó para lograr un triunfo que sólo se les complicó al inicio del partido.

Emanuel Villa, delantero que sufrió durante los seis meses que vistió de puma, se encargó de abrir el marcador en una acción rápida y bien organizada por Danilinho, en el minuto 7.  Tras una triangulación, el balón  le quedó al brasileño, sirvió a Tito quien con el arco abierto sólo empujó el balón con la testa para poner el 0-1.

El gol llevó a presagiar que se daría otra tarde árida en emociones y llena de tensión, pero no fue así. Con la ventaja, Ricardo Ferretti movió sus piezas y acomodó a los Tigres en su terreno, pero no encontró una respuesta acorde. Los de casa tomaron aire, empezaron a gobernar en el juego y empujaron hasta lograr la igualada.