Seleccionar página

A partir de la primera semana de mayo, el rover Zoe -que desde el año 2003 ha servido como prototipo de pruebas para los robots marcianos de la NASA- comenzará a probar en el desierto de Atacama un taladro capaz de perforar hasta un metro. “Es lo mismo que se espera hacer en una próxima misión en Marte”, asegura la astrobióloga y geóloga planetaria Nathalie Cabrol,  investigadora del Instituto SETI y del Ames Research Center de la NASA.

Cabrol, quien llegó a Chile invitada por la Universidad Mayor para dar una conferencia pública en dicha casa de estudios el jueves, adelantó que a fines de noviembre se iniciará la segunda etapa de las pruebas de su “lake lander”, un rover para ambientes acuáticos que podría emplearse en futuras misiones a los lagos de metano de Titán, la segunda luna de Saturno, y de otros mundos acuáticos.

Las pruebas las realizan en la laguna Negra, situada en el interior del Cajón del Maipo. Hace 16 años que Nathalie Cabrol visita los lugares más extremos de Chile para probar tecnología y estudiar ambientes extremos. Comenzó en 1997 con el rover Nomad. “No era más que una cámara con ruedas, pero aprendimos un montón con él”.

En 2003 pasaron a una segunda etapa con Zoe, cuya misión fue buscar vida microscópica superficial en Marte. “En realidad, nadie esperaba encontrar vida de este tipo en Marte debido a la extrema radiación ultravioleta, pero las pruebas acá fueron una vía para aprender sobre habitabilidad y medio ambiente, y también que, si se les enseña, los robots pueden buscar vida microscópica por su cuenta”. Zoe ahora se prepara para probar un taladro en el desierto.