Seleccionar página

Las células pueden ser “reprogramadas” para que se conviertan en benignas.

Científicos españoles lograron lo que muchos creían imposible: reprogramaron células de linfomas y leucemias para que dejen de ser malignas.

El estudio demostró que las células resultantes mantienen su nueva condición de células benignas incluso cuando ya no están sometidas al tratamiento y reducen las posibilidades de generar nuevos tumores.

“Nuestros experimentos muestran que las células de cáncer en humanos pueden ser transdiferenciadas (transformadas) en células que se asemejan a células normales. Al convertir las células malignas en macrófagos (un tipo celular que se divide muy lentamente), se abre la vía a una nueva estrategia terapéutica que permita tratar pacientes con leucemia y linfoma”, según los investigadores.

Los investigadores manifestaron que “las células de cáncer humanas pueden ser reprogramadas con éxito y que, además, la reprogramación disminuye las posibilidades de reproducir el cáncer”.