Seleccionar página

El grupo LulzSec afirma no tener los mismos objetivos que el conocido grupo Anonymous.

Los jóvenes británicos acusados de atacar las páginas web de la CIA, el Servicio Nacional de Salud (NHS) británico o Sony, ratificaron su declaración de culpabilidad ante el tribunal de Londres.

Los acusados Mustafa Al Bassam, de 18 años; Jake Davis, de 20, y Ryan Clearly, de 21, afirmaron pertenecer al grupo internacional de ‘hackers’ LulzSec.

Entre sus objetivos estuvieron el sitio web de la CIA y la Agencia Británica contra el Crimen Organizado (SOCA), además de, en el caso de Clearly, perpetrar una incursión en los ordenadores del Pentágono que controlan la Fuerza Aérea.

En una audiencia posterior, Ryan Ackroyd, de 26 años, admitió estar detrás de los ataques a la web del NHS, la corporación Sony y el grupo mediático News International, propiedad del magnate Robert Murdoch.

Sus actividades delictivas se incluyen el acceso ilegal a Nintendo y a la Policía de Arizona (EEUU) entre febrero y septiembre de 2011.

Todos ellos estaban especializados en los ataques de “denegación de servicio” (DDoS), que colapsa el servidor de las páginas atacadas haciéndolas inaccesibles temporalmente.

Para conseguirlo, utilizaron un programa informático conocido como ‘botnet’, que podía activarse con antelación.