Seleccionar página

Según la policía, el asesino participó en 1991 en la guerra serbo-croata (1991-1995) en el bando de las fuerzas serbias.

Ljubisa B., exmilitar serbio, mató a 13 personas de su familia y vecinos antes de intentar suicidarse, en un pueblo cercano a Belgrado. Este incidente es la peor matanza en los últimos 20 años en Serbia.

El ex militar de 60 años, mató a seis hombres, a 6 mujeres y a un niño de dos años.

Al escuchar disparos, los policías que patrullaban por el pueblo acudieron al lugar e impidieron que Ljubisa continuara disparando, ya que al verlos se pegó un tiro en la cabeza.

El director del hospital de urgencias de Belgrado, Zlatibor Loncar, explicó que el asesino ingresó “en estado crítico, con una herida en la cabeza” y que su esposa, herida de gravedad, se encuentra “en cuidados intensivos”.

“Era el mejor vecino. Nada indicaba que podría suceder algo semejante”, contó Stanica Kostadinovic, una vecina suya. “Sólo él conoce el motivo de estos asesinatos. Era un buen vecino, tanto él como su hijo. Amable, trabajador, siempre dispuesto a ayudar”, añadió. “Hablé con él ayer, le pregunté cómo estaba y me dijo que bien. Me preguntó si me encontraba bien de salud”, recordó, y afirmó que el asesino “no bebía alcohol” y que su familia era gente “tranquila”.

Los vecinos describieron al asesino como un hombre menudo que trabajaba como obrero y perdió su trabajo hace un año. Luego se pasó a la agricultura.