Seleccionar página

Las negociaciones entre Irán y seis potencias mundiales no pudieron avanzar en la resolución de una disputa de diez años, que amenaza con desencadenar una nueva guerra en el Medio Oriente.

Irán anunció que no frenará su programa nuclear, y para demostrarlo, comenzó las operaciones en dos minas de uranio y una planta procesadora.

El país árabe dijo que seguirá necesitando de uranio enriquecido para operar reactores adicionales que planea construir.

Estados Unidos y sus aliados quieren que Irán detenga la refinación de uranio a una concentración del 20%, pero Irán sostiene que el material es necesario para producir isótopos médicos.