Seleccionar página

Hadfield mostró hace meses cómo se tenían que lavar las manos los tripulantes de la ISS ante la falta de gravedad.

El astronauta canadiense Chris Hadfield, comandante de la tripulación de la Estación Espacial Internacional (ISS), mostró por qué es mejor no llorar cuando uno está en el espacio.

En las imágenes Hadfield se aplica algo de agua junto a los ojos para demostrar lo que hace la gravedad si alguien llorara dentro de la ISS.

Al parecer, si lloras en el espacio, el agua se acumula como una bolsa alrededor del ojo y la única forma de solucionar la situación es limpiarse con una toalla.

Ver Video