Seleccionar página

El presidente de EE.UU., Barack Obama, urgió hoy al Congreso a dejar de lado la política y actuar “esta semana” sobre el control de armas, en un intento de allanar el camino a un voto que un grupo de republicanos amenaza con bloquear.

En un intento por evitar que el olvido y el poder de la Asociación Nacional del Rifle (NRA) sepulten las iniciativas a favor de un mayor control de armas que se debaten esta semana en el Congreso, el presidente Barack Obama advirtió ayer que lo que está en juego no es su legado o su estatura presidencial, sino el futuro de la seguridad y la tranquilidad de familias destruidas por la violencia y la sinrazón.

“No se trata de mí, sino de hacer lo correcto en favor de aquellas familias que han sido destruidas por la violencia de las armas”, dijo Obama al advertir contra la campaña de desinformación y temor que han atizado organizaciones como la NRA.

En un acto realizado en la Universidad de Hartford, Connecticut, el presidente evocó la memoria de las víctimas de las masacres de Aurora, Colorado, y Newtown, Connecticut. Entre los asistentes estaban los padres que perdieron a sus hijos en diciembre pasado en la escuela primaria Sandy Hook.

A ellos les dijo: “Muchos de ustedes se preguntan hoy si acaso hemos olvidado las promesas que hicimos en esos oscuros días. O si hemos cambiado de opinión. O si el país se mueve en otra dirección. Por eso he querido venir a Connecticut, para decirles que seguimos con ustedes y que no renunciaremos a las promesas que he hecho”.