Seleccionar página

Corea del Sur se mostrará prudente frente a las amenazas y no se dejará engañar.

Corea del Sur teme que esta semana se produzcan provocaciones por parte de Corea del Norte, como ensayos con misiles.

Es importante recordar que el gobierno de Pyongyang recomendó la evacuación a las embajadas extranjeras, poniendo como fecha límite el miércoles.

Corea del Sur anunció que “por el momento” no han detectado en Corea del Norte “señales de una guerra a gran escala”, aunque en el caso de producirse ataques en la península, “deberán prepararse para represalias”, advirtió Kim Haing, portavoz presidencial surcoreano.

La reciente ola de amenazas de Corea del Norte tienen como objetivo presionar a la nueva presidenta, Park Geun-hye, para que modifique la política inflexible que mantiene con el Estado comunista.

Con sus amenazas, Pyongyang también quiere cambiar la actual situación e impulsar el punto muerto en el que se encuentra el diálogo para su desnuclearización a través de acciones, instando a Washington a que mande un enviado especial, a China y Rusia a que hagan de mediadores y a Corea del Sur a ofrecer diálogo.