Seleccionar página

 Inspirados por un triple play a la defensiva, los Tigres de Quintana Roo anotaron tres carreras al cierre de la octava, incluyendo sencillo impulsor del emergente Carlos Sievers para romper el empate, y derrotaron 7-5 a los Diablos Rojos del México, para quedarse con la serie en el parque Beto Ávila, en la Liga Mexicana de Béisbol.

Diablos ganaba 5-4 y amenazaba a Tetsuya Iwasaki en la séptima con pasaporte a Ben Broussard y sencillo de Luis Terrero. Entonces, Carlos Valencia rodó al campo corto donde Kevin Flores levantó y tocó a Broussard antes de tirar a segunda, allí Carlos Gastélum forzó a Terrero y tiró a la inicial completando con Jorge Cantú el triple play.

Al cierre de la octava, Carlos Hernández caminó a Doug Clark y Enrique González tomó el relevo. Jorge Vázquez lo recibió con sencillo y Cantú negoció base para llenar las almohadillas. Elevado de sacrificio de Albino Contreras empató la pizarra y Sievers añadió sencillo al derecho enviando al plato al corredor emergente Hiram Martínez con la carrera de la diferencia. Todavía llegó Adán Amezcua con su tercer imparable del juego, sencillo al izquierdo que remolcó la del colchón.