Seleccionar página

Un bombardeo de la OTAN causó la muerte de diez niños y una mujer en Afganistán, un nuevo suceso que puede complicar las relaciones entre la Alianza y el país asiático en plena retirada de las tropas internacionales.

“Once civiles, entre ellos diez niños, murieron en la operación de las tropas internacionales”, aseguró ayer Wasifullah Wasifi, portavoz del gobernador de la provincia afgana de Kunar. Según la fuente, cuatro mujeres más resultaron heridas en una operación conjunta de las tropas afganas y de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad en Afganistán (ISAF) realizada la mañana del sábado en el pueblo de Sonu, en el distrito de Shigal.

De acuerdo con la agencia local AIP, las víctimas se encontraban en el interior de sus casas cuando éstas fueron alcanzadas por el bombardeo, y la cifra de fallecidos podría aumentar dado que no se había terminado de retirar los escombros.