Seleccionar página

El proyecto fue inspirado por Natalia Esterniorva, defensora de los derechos humanos en el Cáucaso que fue asesinada a las 24 horas de ser secuestrada.

Ante la terrible inseguridad que viven los activistas, Civil Rights Defenders distribuyó las pulseras Natalia Project, las cuales usan tecnología de GPS y medios sociales para enviar señales de peligro si quien la usa es atacado.

Los activistas utilizarán estás pulseras cuando actúen en zonas de alto riesgo. Si los atacan, pueden disparar la alarma manualmente. Los dispositivos están equipados con un candado de seguridad que hace que se active la alarma en caso de que alguien lo retire por la fuerza.

Una vez activada, la pulsera inmediatamente notifica a las oficinas centrales de Civil Rights Defenders con la ubicación GPS de la víctima en tiempo real, alerta a contactos cercanos y a los equipos de rescate. Una vez que se confirma el peligro, las pulseras envían mensajes a Facebook y Twitter para conseguir soporte global y presionar a los atacantes.

Es importante para la organización que el mundo se enteré de los ataques para formar un perímetro defensivo virtual alrededor de los defensores de los derechos humanos que están en peligro, pues esos regímenes quieren evitar la atención y la crítica internacional..