Seleccionar página

El Gobierno del Distrito Federal puso en marcha la campaña “Menos sal, más Salud”, en la que los restauranteros retirarán los saleros de las mesas como una medida para concientizar sobre los daños que ocasiona el abuso en el consumo de este condimento. Al anunciar esta medida, el titular de la Secretaría de Salud local, Armando Ahued, explicó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una ingesta de cinco gramos, pero en México se consumen hasta 11 gramos diariamente.

El secretario de Salud capitalino, Armando Ahued Ortega, indicó que el propósito de esta campaña que inició es el de concientizar a los comensales sobre el daño que provoca el abuso de la sal a la salud de las personas.

Recordó que tan sólo en 2012, hospitales de la Secretaría de Salud atendieron 11 mil 647 casos de urgencias debido a hipertensión arterial y lo más triste, dijo, es que 43 niños de cinco a 14 años padecían esta enfermedad silenciosa.

Al arrancar la campaña en un restaurante del Centro Histórico, el funcionario aclaró que aunque los saleros no estarán a primera vista, los comensales podrán solicitarlos si así lo desean.

Porque, explicó, que “esta medida no significa que si alguien pide un salero no se le va a dar; se le va a dar, pero la idea es concientizar a través de esta medida en la necesidad urgente de bajar el consumo de la sal. Esta acción ya se ha hecho en diferentes países como Estados Unidos y Argentina, por lo que está dando buenos resultados”. Acompañado de representantes de la industria restaurantera de la capital, Ahued Ortega detalló que los frascos llevarán la leyenda “Menos Sal, más salud” para que cuando alguien lo pida recordarle que el consumo moderado significa más salud.