Seleccionar página

La bella durmiente se estrenó en 1890 en el Teatro Mariinsky de San Petersburgo.

El INBA nos presenta la VIII temporada del ballet La bella durmiente, dirigida Sylvie Reynaud, con la participación de la Compañía Nacional de Danza Folklórica y la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea.

La bella durmiente es un ballet basado en el cuento en 1697 por Charles Perrault.

La idea original fue del escritor Ivan Vsevolojsky, entonces director general de los Teatros Imperiales en Rusia; el cual encomendó a Marius Petipá un ballet de fées (de hadas). A Petipá le gustaban más los ballets serios, pero tuvo que hacerlo. Vsevolojsky pidió la música a Tchaikovsky.

La historia comienza cuando el rey Florestán XXIV y la reina invitan a todas las hadas como madrinas al bautizo de su hija, la princesa Aurora. Desgraciadamente olvidan invitar al hada Carabosse. Ella, al sentirse ofendida por la omisión, irrumpe en la fiesta en el momento en que las otras hadas están ofreciendo sus virtuosos regalos a la princesa.

Carabosse, colérica, le regala un huso de oro sentenciando que cuando Aurora Crezca se pinchará un dedo con éste y morirá.

El Hada de las Lilas, que aún no ha ofrecido su regalo, promete que Aurora sólo caerá en un profundo sueño del cual despertará después de cien años, al recibir un beso de amor.

A la celebración de los 16 años de la princesa, cuatro príncipes han acudido a cortejarla. Durante la fiesta, una extraña mujer le regala un huso. Aurora, que nunca ha visto uno, lo toma y juega con él. Al pincharse un dedo cae aparentemente muerta; la mujer se descubre revelando así que ella es Carabosse y desaparece. El Hada de las Lilas llega para cumplir su promesa y lanza un hechizo de sueño sobre todo el reino.

Cien años después, el príncipe Desiré pasea por ese mismo bosque sus cortesanos. Algo atrae su atención y se aleja del grupo. Mientras sueña con encontrar su amor ideal, se presenta ante él el Hada de las Lilas señalando que en el Castillo duerme una bella princesa bajo los efectos de un hechizo. El príncipe, guiado por ella, encuentra a Aurora y le da un beso de amor. El hechizo se rompe, la princesa despierta, y Carabosse, ante la derrota, desaparece.

Un ballet que sin duda no debes dejar de ver.