Seleccionar página

El Papa dijo que las mujeres habían tenido siempre una misión especial en la Iglesia, como “primeras testigos” de la resurrección de Cristo, y como transmisoras de la fe a sus hijos y nietos.

El Papa Francisco enfatizó la importancia de las mujeres en la Iglesia Católica Romana, un mensaje bastante significativo si tomamos en cuenta la posición de su predecesor Benedicto XVI.

Quienes respaldan la reforma liberal de la Iglesia han instado a la institución para que le dé más voz a las mujeres y reconozca su importancia en la religión más extensa del mundo, y algunos grupos piden que sean ordenadas como sacerdotes.

Son muchas las personas que han pedido ser tratadas con igualdad en la Iglesia y que se les permita convertirse en sacerdotes y obispos, lo que hace que las palabras del Obispo de Roma sean alentadoras.

El Vaticano cree que las mujeres no pueden ser sacerdotes porque Jesucristo eligió sólo a hombres como sus apóstoles. Los defensores del sacerdocio femenino rechazan esa posición, diciendo que Jesús sólo se ajustaba a costumbres de su época.