Seleccionar página

El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, aseguró este martes que la crisis en la península coreana ha ido demasiado lejos y que las amenazas nucleares “no son un juego”, después de que Pyongyang anunciara su intención de volver a poner en marcha un reactor nuclear detenido desde 2007.

“Las amenazas nucleares no son un juego”, dijo Ban. “En tanto que secretario general, mi deber es evitar la guerra y buscar la paz”, declaró. “También es de mi responsabilidad decir que la crisis actual ha ido demasiado lejos”, añadió.

“Estoy convencido de que nadie piensa atacar a la República Popular Democrática de Corea (RPDC) por causa de discrepancias sobre su sistema nuclear”, afirmó Ban, usando el nombre oficial de Corea del Norte.