Seleccionar página

La tela anteriormente fue sometida a estudios de carbono 14, que apuntaron a que la manta sagrada perteneció a los años 1260 a 1390.

Un estudio reveló que el Manto de Turín (el que se decía era una falsificación de la época medieval), es real y podría haber sido utilizada para envolver el cuerpo de Cristo.

Las pruebas señalan que el lienzo tiene la misma consistencia de los que se utilizaban para enterrar a los muertos hace unos 2000 años, la época de Cristo.

La tela tiene impresa una tenue imagen de un hombre con barba y presenta numerosas manchas de sangre, las cuales coinciden con las heridas de pies y muñecas que sufrió Cristo.

La investigación consistió en examinar las fibras de la Sábana Santa en 3 pruebas, 2 químicas y 1 mecánica.