Seleccionar página

Harrington fue obligado a entregar su licencia dental el 20 de marzo, dos días después que funcionarios de salud visitaron la clínica como parte de su investigación.

Autoridades de Oklahoma tuvieron que notificar a cerca de siete mil pacientes de una clínica dental de un suburbio en Tulsa sobre la posibilidad de haber sido expuestos al VIH y a la hepatitis.

Las autoridades se sorprendieron al descubrir la forma en la que W. Scott Harrington desarrolló durante los últimos seis años la práctica dental, los procedimientos de esterilización que seguía y el inadecuado manejo de agujas.

Además se descubrió que Harrington empleaba a asistentes sin ninguna preparación, a quienes les permitía realizar en sus pacientes técnicas que sólo un odontólogo está capacitado para hacer.

El Departamento de Salud de Oklahoma ofrecerá pruebas de VIH y de hepatitis gratis a los pacientes que acudieron a recibir algún tratamiento en la clínica de Harrington durante los últimos seis años.