Seleccionar página

Desde febrero las autoridades francesas reforzaron el plan de alerta antiterrorista que se encuentra actualmente en el nivel rojo, y abarca entre otras medidas el incremento de la vigilancia en los edificios públicos y las infraestructuras de transporte.

La Torre Eiffel fue reabierta este sábado, después de haber sido evacuada tras una amenaza de bomba recibida desde una cabina telefónica.

La llamada anónima procedió del departamento de Val-de-Marne, a las afueras de la capital, y fue dirigida al número estándar de emergencias de la policía, en el que se anunció que se iba a cometer un atentado.

Las fuerzas de seguridad iniciaron la evacuación y menos de una hora más tarde, más de mil 500 personas que se encontraban en el lugar, ya habían abandonado la torre.

Mientras se realizaba la evacuación, un equipo especializado inició la exploración en busca de explosivos, y dos horas después, acabaron el trabajo y levantaron las medidas de seguridad, autorizando de nuevo el acceso al público hasta la hora habitual de cierre.