Seleccionar página

La ola de calor que golpea Shanghai este verano llevó a algunos ciudadanos a dormir en los bancos y aceras de una de conocida arteria comercial de la ciudad china, en busca de un poco de brisa, agotados por el asfixiante calor.

china calor 1

Durante el día, una gran multitud de turistas y paseantes frecuentan la calle de Nankin, una larga avenida llena de grandes almacenes y cuya fama remonta a la Concesión Francesa.

Pero cuando cae la noche, después del cierre de los comercios, los vecinos llegan huyendo del sofocante calor y de sus pequeñas viviendas, y se instalan en los bancos o incluso en las aceras.

Desde hace varias semanas, una larga e inusual ola de calor golpea Shanghái, con los termómetros superando los 35 grados centígrados.

Los apartamentos de los edificios residenciales del centro de la ciudad, de construcción antigua, no suelen estar equipados con aire acondicionado. Y aunque lo estén, muchos habitantes con sueldos limitados intentan no utilizarlo permanentemente para evitar que se dispare la factura de la electricidad.

Estas últimas semanas, los habitantes de Shanghái corrieron hacia las estaciones de metro, los centros comerciales, las bibliotecas, y otros lugares públicos climatizados para escapar del agobiante aumento de las temperaturas.

El verano pasado, Shanghái experimentó un récord de temperaturas, alcanzando los 40,9º C, y ocho de las doce temperaturas más fuertes experimentadas en la ciudad durante el siglo pasado fueron registradas durante los últimos cinco años, según la oficina meteorológica municipal.