Seleccionar página

Muchos usuarios de sitios de citas aspiran a candidatos que están fuera de su alcance, dice un estudio publicado que relevó las elecciones de heterosexuales en cuatro grandes ciudades estadounidenses. 

tinder identidad 1

“Tanto hombres como mujeres aspiran a una pareja alrededor de un 25 por ciento más ‘deseable’ que ellos”, indica un reporte del diario científico Science Advances. Por el contrario, casi ningún usuario es contactado por otros significativamente menos deseables que ellos.

El grado de atracción de los participantes fue determinado usando un algoritmo que los ordenó en un ranking, teniendo en cuenta cuántos mensajes recibían de otros usuarios populares en un sitio de citas en Nueva York, Seattle, Boston y Chicago.

“Si eres contactado por gente ‘deseable’, entonces puede suponerse que tu eres más deseable”, dice el estudio. Usando un algoritmo similar al implementado en motores de búsqueda en internet, los investigadores establecieron una “liga” correspondiente a cada usuario, que científicamente representaba grupos de “jerarquías de atracción”.

Para algunos participantes del juego de citas, la ráfaga de mensajes de pretendientes era vertiginosa. “La persona más popular en las cuatro ciudades, una mujer de 30 años que vive en Nueva York, recibió mil 504 mensajes durante el período de observación, lo que equivale a un mensaje cada 30 minutos, día y noche, durante todo el mes”, indica la publicación.

Aunque los investigadores no revelaron el final de la historia de amor de esta mujer, encontraron que la mayoría de los candidatos en los sitios tendían a contactar a gente más “deseable” que ellos, según los parámetros del estudio.

En la mayoría de los casos estos tiros lejanos se quedaron cortos. A medida que la brecha de atracción se agranda, “hay una caída pronunciada en la probabilidad de respuesta”, indica el informe.

La gente probablemente ha estado aspirando a amores inalcanzables desde el inicio de los tiempos, pero dar un vistazo científico al fenómeno es motivo de esperanza.