Seleccionar página

Colmenas en troncos de árboles o cultivo de campos de sarraceno, son algunas de las prácticas ancestrales rescatadas por una asociación en el sur de Francia que se ha propuesto salvar a las abejas negras, en peligro de desaparición.

abeja negra 2

“Nuestros ancestros tenían una sensibilidad hacia la naturaleza que es muy importante transmitir para volver a una apicultura y agricultura sostenibles”, explica Yves-Elie Laurent, quien lanzó en 2008 la asociación El árbol de abejas y el proyecto agrocultural del Valle de la abeja negra.

Instalada desde hace más de un millón de años en el noroeste de Europa, esta abeja, que produce miel de gran calidad, ha sido víctima de varios factores que amenazan su supervivencia, como la importación masiva de otras subespecies, pesticidas, virus y parásitos.

Para evitar que desaparezca, Laurent ha intentado “reconstruir un ambiente favorable para los hombres y los polinizadores” en la localidad de Saint-Maurice de Ventalon, en el departamento de Lozera, en el sur del país.

Fue un apicultor de 99 años, Paul Chapelle, quien le hizo descubrir las colmenas en troncos de árboles, un modelo multisectorial de apicultura sostenible, inspirado del proceso de anidación de abejas en la naturaleza en troncos huecos de árboles ancestrales..

“Esta colmena en un tronco de árbol tiene tres siglos”, explica Yves-Elie Laurent, señalando unos veinte troncos huecos de castaños cubiertos de tejas. La mayoría están vacías pero al interior de dos de ellas docenas de abejas fabrican espléndidos alvéolos.

Como parte de la transmisión de los conocimientos técnicos que forman parte de sus misiones, la asociación construye un nueva colmena-tronco de dos pisos y 10 colmenas en las orillas del río Tarn.

Este modelo ancestral es una fuente de inspiración en Francia y en otros países para una apicultura sedentaria y respetuosa de los ritmos naturales.

La asociación también plantó sarraceno durante dos años cerca de las colmenas. El regreso del sarraceno, una planta que no requiere pesticidas ni herbicidas, tuvo un efecto inmediato: “En el momento de la floración, notamos el regreso de muchos insectos polinizadores: abejorros, mariposas, mariquitas, escarabajos, abejas silvestres”, enumera Lucile Quentin.