Seleccionar página

Japón podría pronto quedarse sin uno de sus símbolos. La pequeña ciudad de Iga, famosa por ser la cuna de los ninjas, no puede encontrar suficientes miembros de este grupo militar experto en artes marciales para organizar los eventos de su festival anual.

ninja japon 2

El problema principal, común a otras partes de Japón, es la despoblación. Iga, una ciudad rural, está perdiendo personas jóvenes, que se mudan a ciudades más grandes, como Tokio.

Por eso, las autoridades están intentando atraer a más jóvenes dispuestos a someterse al entrenamiento intensivo que se requiere para convertirse en un ninja o shinobi.

Un incentivo para los jóvenes japoneses podría ser el alto salario del trabajo:los ninjas profesionales en Iga pueden ganar hasta 85 mil dólares por año.

Si bien no se divulga un presupuesto, el Gobierno japonés financia ninjas y hay planes para agregar un segundo museo ninja en Iga en un intento de atraer más visitantes, sin embargo, un alto salario no es suficiente para combatir el problema de la despoblación.

Otro problema es, paradojicamente,  la baja tasa de desempleo japonesa, de apenas el 2,5 por ciento, que hace que las ciudades como Iga tengan problemas para encontrar personas dispuestas a aceptar el trabajo.

Por otro lado, los ninjas de Iga podrían salvarse gracias a otra tendencia: el aumento del turismo, estimado en un 20 por ciento. Iga tiene una población de 100 mil habitantes y atrae a 30 mil turistas por año solo para su festival ninja. El alcalde, Sakae Okamoto, espera que la ciudad pueda hacer aún más para atraer turistas durante todo el año.