Seleccionar página

Cada vez suena con más fuerza el clamor de las mujeres que exigen que se respeten sus derechos. También en Marruecos, donde comienzan a decir “basta” a la poligamia y rechazan que sus maridos se casen con otra mujer, una práctica que hasta hace poco era aceptada con naturalidad.

poligamia 2

El caso de un ministro del gobierno, casado desde hace muchos años y que intentó un nuevo matrimonio con una mujer casi 30 años más joven desató la última polémica. Al Partido islamista marroquí de Justicia y Desarrollo (PJD) parece perseguirle su obsesión por la poligamia: cinco de sus ministros en el actual gobierno y el pasado son o han tratado de ser polígamos, pero las cosas se les han puesto más difíciles este año.

El último caso conocido relata cómo un ministro del partido ha intentado formalizar un segundo matrimonio, pero se encontró con la radical negativa de su esposa.

El ministro se enfermó durante el mes de Ramadán y necesitó cuidados domiciliarios de una kinesióloga treintañera, de la que se enamoró. Le pidió matrimonio y ella aceptó. Pero no todo es tan fácil.

La ley marroquí es clara: la poligamia solo se admite si la primera esposa da su consentimiento expreso, una condición impuesta en 2004 y que redujo drásticamente los “matrimonios múltiples”. Esa ley fue presentada como un medio para frenar la poligamia sin llegar a prohibirla, para no contrariar la letra del Corán.

El caso del ministro de Empleo se convirtió en escándalo cuando a través de las redes sociales se multiplicaron los mensajes de repudio.

El debate sobre la poligamia en Marruecos ocurre en un contexto en que las mujeres, tal vez alentadas por los movimientos feministas en todo el mundo, alzan la voz en defensa de sus derechos. En ese marco, el Parlamento marroquí aprobó una ley contra la violencia de género, aunque la violación dentro del matrimonio no se condena.