Seleccionar página

Cinco integrantes de una familia franco-española, una de ellas un niño de dos años, murieron en lo que parece ser un caso de violencia machista que derivó en el incendio de su vivienda, situada en el centro de la localidad de Pau, en el suroeste de Francia.

familia suicidio 1

Las primeras pistas indican que el marido -de nacionalidad francesa y que, según un conocido, había sido denunciado por su mujer, española, por violencia de género- habría sido el autor de los hechos, tras los cuales se suicidó.

Los vecinos escucharon una pelea en el hogar a primeras horas de la mañana, y uno de ellos llamó a los bomberos hora y media después, alertado por la sangre y el humo que salía de la puerta principal de la casa.

El fuego se desencadenó en el primer piso de un edificio de cuatro plantas y, aunque no se propagó al resto, obligó a evacuar a los otros veinticinco habitantes, que fueron albergados provisionalmente en dependencias municipales.

Al llegar al lugar, los bomberos se encontraron en el piso siniestrado con cinco cuerpos: los del matrimonio y su hijo de dos años, y los de los padres de la mujer, que habían llegado desde España para visitarles.

La pareja se había trasladado allí hace un año, después de que ella encontrara un trabajo en prácticas como profesora de español en el colegio Hourquie de la vecina Morlaàs.

La Fiscalía de Pau detalló en un comunicado que las dos víctimas de mayor edad presentaban heridas en el cráneo que pueden haber sido causadas por un “objeto contundente”, aunque no se pronunció acerca de los posibles motivos del suceso. El marido, de 32 años, tenía cortes en las muñecas, y ni el niño ni la mujer, de 36, registraban “restos de golpes que puedan explicar la muerte”.

La alcaldía ha tomado las disposiciones necesarias para limitar el tiempo que los vecinos tendrán vetado el acceso a sus pisos y les ha facilitado ayuda psicológica.