Seleccionar página

Un nuevo estudio reveló moléculas orgánicas complejas que se originan en Encelado, luna helada de Saturno, y los resultados refuerzan la idea de que el mundo oceánico alberga condiciones adecuadas para la vida.

lunasat

La investigación fue hecha por Frank Postberg y Nozair Khawaja, de la Universidad de Heidelberg, Alemania, la cual tomó datos de la sonda espacial Cassini.

“Es la primera detección de compuestos orgánicos provenientes de un mundo acuático extraterrestre”, dijo Frank Postberg.

Durante los 13 años que orbitó Cassini al planeta “anillado” diversos científicos concluyeron que Encelado, de 500 kilómetros de diámetro, tiene un océano submarino oculto debajo de una gruesa capa helada.

Las evidencias apuntan a potentes fuentes hidrotermales en el fondo marino que mezclan material del agua de la luna, poroso núcleo con el agua del océano.

Asimismo, se detectaron géiseres que liberan una mezcla de vapor de agua y granos de hielo de los océanos al espacio a través de grietas conocidas como “rayas de tigre”, en la capa helada de la luna, el cual brinda material uno de los anillos del planeta.

El estudio publicado en la revista “Nature”, identifica fragmentos de grandes moléculas orgánicas en estos granos de hielo expulsados

“Estas enormes moléculas contienen una compleja red a menudo construida a partir de cientos de átomos de carbono, hidrógeno, oxígeno y probablemente nitrógeno que forman subestructuras en forma de anillo y de cadena”, dijo Nozair Khawaja.

La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) reportó que los fragmentos, de hasta 200 unidades de masa molecular, se crean cuando los granos de hielo golpean el instrumento que analiza el polvo de Cassini a una velocidad de 30 mil kilómetros por hora.

Sin embargo, los investigadores creen que, antes de la colisión, las partículas contienen las moléculas originales, incluso de tamaño y peso molecular mayor.

El texto detalla que las moléculas grandes sólo se pueden crear por procesos químicos complejos, incluidos los relacionados con la vida. No obstante, podrían ser del material como el de algunos meteoritos o generado por actividad hidrotermal.

“En mi opinión, los fragmentos que encontramos son de origen hidrotermal, después de haber sido procesados dentro del núcleo activo hidrotermalmente de Encelado: en las altas temperaturas y altas temperaturas que esperamos allí, es posible que puedan surgir moléculas orgánicas complejas”, apuntó Postberg.

Las simulaciones hechas por los científicos muestran que el calor para impulsar la actividad hidrotermal se podría generar mediante la fricción de las mareas si la luna tiene un núcleo poroso con agua del océano que se filtra a través de ella.

Por lo anterior, el material orgánico se inyecta en el océano mediante respiraderos hidrotermales en el suelo del océano de Encelado, fenómeno parecido a los sitios hidrotermales que se encuentran en el fondo de los océanos en la Tierra.

En el planeta “azul”, las sustancias orgánicas de aguas profundas se pueden acumular de manera eficiente en las paredes de burbujas de aire ascendentes, para ser llevadas a la superficie donde se dispersan junto con el rocío de mar cuando estalla la burbuja.

Los científicos piensan que un proceso similar ocurre en Encelado, donde las burbujas de gas que se elevan a decenas de kilómetros de océano, podrían sacar material orgánico del fondo donde forman una delgada película que flota en la superficie del océano debajo de la capa helada.

(ntx)