Seleccionar página

La mayoría de personas no podemos resistirnos a comernos un buen chocolate; su sabor, su olor, su textura lo hacen irresistible y bueno. De hecho, es tan delicioso que ni los animales pueden resistirse a querer comerlo.

oso polar 1

Recientemente se dio a conocer que en Noruega un oso que se dejó guiar por sus antojos y no tuvo muy buen final. El animal entró a un almacén en el archipiélago de Svalbard y acabó con varias cajas de chocolate, además de romper varias botellas de vino que luego bebió cuando el líquido estaba derramado en el suelo.

Una vez saciado el antojo, el oso decidió irse del lugar, pero en su intentó cerró la puerta por donde entró, así que no le quedó otra opción que huir por una ventana que se encontraba abierta y en su intento se quedó atorado.

Una trabajadora del hotel Radio Adventure, en la isla  de Spitsbergen, iba camino a desayunar cuando encontró al oso intentando salir del almacén y llamó a las autoridades, que mandaron un helicóptero a la zona.

Cuando el animal escuchó el ruido del aparato, se asustó aún más y consiguió finalmente liberarse y salir al exterior.