Seleccionar página

Reino Unido es el hogar de tres arañas que podrían o no estar interesadas en morderte: la araña de sótano, la araña roja y la falsa viuda. Básicamente ninguna es realmente peligrosa, pero ¿por qué alguien tomaría ese riesgo?

comida arana 1

Demi Sweeney, una estudiante de criminología de 22 años, decidió que valía la pena pagar 13 libras para una entrega a domicilio, si eso significaba que el repartidor podría estar dispuesto a deshacerse de la araña de la pared de su apartamento.

Sweeney notó la araña en su pared a primera hora de la mañana e intentó lidiar con ella por sí misma. Buscó en Google técnicas para deshacerse de la araña, pero no se atrevió a poner en práctica ninguna, y trató de llamar a sus amigos, quienes le dijeron, “No, paso definitivamente”.

Un amigo sugirió que, si ella pedía su almuerzo a domicilio, podría ser capaz de convencer al repartidor de que se ocupara del problema, así que describió la situación en la sección de Comentarios de su pedido y explicó la situación al servicio al cliente.

Cuando llegó el repartidor, ella confrontó su miedo el tiempo suficiente para pasar corriendo junto a la araña y bajar las escaleras para dejarlo entrar, y luego se enteró de que el repartidor también le tenía miedo a las arañas.

Después de “rogarle” un poco, el tipo subió las escaleras con un puñado de papel higiénico, accidentalmente tiró a la araña de la pared, hacia el piso, y finalmente la atrapó y se deshizo de ella.