Seleccionar página

Stuart Elkington, de 47 años, lleva siete sin probar el alcohol. En el Reino Unido ya no es una excepción, porque cada vez más personas optan por la sobriedad, forzando a la industria de las bebidas alcohólicas a adaptarse a ellas.

papas alcoholicos

“Me di cuenta de que dormía mejor, me sentía bien, y tenía más energía”, explicó este hombre, que renunció al alcohol justo cuando trataba de fundar una familia con su compañera.

En 2017, de siete mil 100 personas de al menos 16 años entrevistadas para un estudio de la Oficina de estadísticas nacionales (ONS), sólo el 57 por ciento había consumido alcohol en el curso de la semana anterior. Era el nivel más bajo en 12 años. En 2005, cuando esta encuesta se hizo por primera vez, la proporción era de 64,2 por ciento.

En el conjunto de naciones, el Reino Unido suele aparecer en los puestos veintitantos en consumo de licores y cerveza.

Para Stuart Elkington, el bienestar reencontrado no estaba exento de frustraciones. “Echaba de menos tomarme una cerveza. Pero cuando trataba de encontrar una [sin alcohol] con buen gusto, no lo conseguía”.

Así que en 2016 lanzó Dry Drinker, una empresa de venta en internet de cervezas, vinos, y licores sin alcohol o con muy poco alcohol. Su catálogo se fue ampliando y hoy cuenta con más de 100 productos, algunos británicos otros del resto de Europa.

En dos años, las ventas aumentaron rápidamente, coincidendo con la llegada al mercado de nuevos productos de mejor calidad ofreciendo “el gusto de alcohol sin el alcohol”, explicó Elkington, una tendencia reforzada por la creciente popularidad de la campaña “Dry January” (“Enero sobrio”), una iniciativa lanzada en 2013 que anima a los británicos a no beber durante un mes tras los excesos de las fiestas navideñas.

El motor de esta demanda “es la toma de conciencia” de los consumidores sobre los riesgos de excederse con el alcohol, explicó la sociedad de análisis económico BMI Research, afirmando que se trata de un fenómeno extendido por “los países desarrollados” en general.

El mercado británico ha visto recientemente el lanzamiento de nuevas cervezas sin alcohol, una de ellas de la primera empresa cervecera mundial, la belgo-brasileña AB InBev, que prevé que en 2015 una quinta parte de sus ventas sea de cerveza sin alcohol.