Seleccionar página

Un asteroide del tamaño de una roca, designado 2018 LA, fue descubierto el 2 de Junio y se determinó que estaba en curso de colisión con la Tierra, con impacto a solo unas horas de distancia. Debido a que era muy débil – el asteroide tenía solo unos 2 metros de ancho – se estimó que era lo suficientemente pequeño como para desintegrarse de forma segura en la atmósfera de la Tierra.

El asteroide del sábado fue descubierto por Catalina Sky Survey, financiado por la NASA, ubicado cerca de Tucson y operado por la Universidad de Arizona.

Aunque no hubo suficientes datos de seguimiento para hacer predicciones precisas con anticipación, se calculó una franja de posibles ubicaciones que se extiende desde el sur de África, a través del Océano Índico y hacia Nueva Guinea.

Los informes de una brillante bola de fuego sobre Botswana, África, a primera hora de la tarde del sábado coinciden con la trayectoria prevista para el asteroide. El asteroide entró en la atmósfera de la Tierra a una velocidad de 17 kilómetros por segundo a las 16.44 UTC, y se desintegró a varios kilómetros sobre la superficie, creando una bola de fuego brillante que iluminó el cielo de la tarde. El evento fue presenciado por varios observadores y fue captado en webcam.

Cuando se detectó por primera vez, el asteroide estaba casi tan lejos como la órbita de la Luna, aunque inicialmente no se conocía. El asteroide apareció como una veta en la serie de imágenes de exposición temporal tomadas por el telescopio del Catalina Survey.

“El descubrimiento del asteroide 2018 LA es solo la tercera vez que se descubre que un asteroide está en una trayectoria de impacto”, dijo Paul Chodas, gerente del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra (CNEOS) en JPL. “También es solo la segunda vez que la alta probabilidad de un impacto se predijo mucho antes del evento en sí”.

El primer evento de este tipo fue el impacto del asteroide 2008 TC3, que iluminó el cielo antes del amanecer sobre el norte de Sudán el 7 de octubre de 2008. Ese fue un asteroide un poco más grande (4 metros de tamaño), y fue descubierto 19 horas antes del impacto, lo que permite un gran número de observaciones de seguimiento y una trayectoria muy precisa para calcular.

El segundo evento de impacto previsto fue para el asteroide 2014 AA, que se descubrió unas pocas horas antes del impacto el 1 de Enero de 2014 en el Océano Atlántico, dejando muy poco tiempo para las observaciones de seguimiento. El Catalina Sky Survey se ha encargado de descubrir estos tres pequeños asteroides en las trayectorias de impacto, y todo bajo la supervisión del mismo observador, Richard Kowalski.

Fuente: NASA