Seleccionar página

La exploración en la Tierra de sistemas hidrotermales de volcanes submarinos, que podrían parecerse a otros mundos oceánicos del Sistema Solar, candidatos potenciales para dar soporte a la vida, son los objetivos de la nueva misión de la NASA en 2018 y 2019.

subsea

SUBSEA es el nombre del proyecto que une el océano y el espacio, el cual buscará pistas sobre entornos similares en otros mundos oceánicos y su potencial para sustentar la vida.

El grupo científico de la misión también evaluará mejores formas de llevar a cabo una misión científica remota, para agilizar futuras exploraciones, esto podría impactar en los destinos de exploración humana a corto plazo como la Luna y Marte

La combinación de ambos mundos permitirá a los expertos prepararse para nuevos tipos de misiones de exploración espacial practicando bajo condiciones realistas en la Tierra, planteó la NASA.

La estrategia a largo plazo de la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por siglas en inglés), para la exploración del espacio profundo puede incluir misiones conjuntas de humanos robóticos.

Un posible diseño involucraría astronautas para comunicarse de forma casi instantánea con robots que exploran un sitio de superficie, como la Luna, llamado teleoperación de baja latencia o LLT.

Este equipo podría enviar comandos a robots de forma instantánea, conforme a la orientación científica y dirección de exploración de un grupo de científicos con base en la Tierra, a pesar de estar separados por largos retrasos en la comunicación.

La agencia espacial estadunidense explicó que las operaciones del SUBSEA son paralelas al diseño de la misión. El trabajo de campo científico se realizará a bordo del barco Nautilus, equipado con vehículos remotos.

Los robots subacuáticos son controlados por operadores humanos basados ??en barcos, los cuales, a su vez, reciben orientación de un equipo científico remoto ubicado en los centros de comando de exploración de Estados Unidos.

Su enfoque se centra en tres áreas: la investigación científica, operaciones científicas y tecnologías de la información. Para 2018, SUBSEA explorará los manantiales cálidos que emanan de un volcán submarino frente a Hawái, llamado monte submarino L?`ihi.

Dicho objeto es una buena representación de las condiciones que los científicos piensan existen en ciertas lunas en el sistema solar exterior, mismas que pueden tener factores combinados para sustentar la vida.

Tal es el caso de Encelado y Europa, lunas de Saturno y Júpiter, de manera respectiva, que ocultan océanos debajo de sus costras heladas. El agua que interactúa con la roca en el fondo marino podría generar reacciones que harían posible el metabolismo microbiano.

Los descubrimientos de SUBSEA ayudarán a los equipos de diseño de la misión a desarrollar métodos para realizar ciencia de manera eficiente, productiva y segura durante operaciones telerobóticas de baja latencia en ambientes de espacio profundo como Marte.

Los resultados de la misión ampliarán la comprensión del potencial de otros mundos oceánicos en el sistema solar para albergar vida.

Además, los científicos tendrán una mejor idea de cómo un rango de reacciones agua-roca puede afectar la disponibilidad de fuentes de energía para mantener el metabolismo microbiano, y donde es más probable que existan, destacó la NASA.

(ntx)