Seleccionar página

Hay que en el top of mind obedecen a categorías dirigidas al público infantil, un mercado que, aunque a veces no lo parezca, es cada vez más competitivo. Una de las marcas que luchan por mantenerse es Play-Doh.

play doh 1

En un mundo donde es cada vez más frecuente ver juguetes tecnológicos o muy apegados a figuras de acción, muy de la mano de grandes franquicias de entretenimiento, resulta muy difícil que los juguetes y productos didácticos logren mantenerse atractivos.

Sin duda, Play-Doh es una que ha sabido mantenerse vigente para conectar con el público al que se dirige, mucho gracias a que se mantiene firme con el ADN de su marca y ha sabido explotar sus cualidades.

Estas deben estar entre las múltiples razones por las que la empresa juguetera Hasbro (dueña de la marca desde 1991) busca hacer imposible que alguna otra marca intente replicar el peculiar aroma de su plastilina Play-Doh.

La compañía estadounidense informó que presentó ante la Oficina de patentes y marcas de Estados Unidos, la solicitud para patentar el olor de la emblemática plastilina.

El objetivo sería impedir que cualquier otra compañía manufacture o cree algún producto con el peculiar aroma que, según Hasbro, se caracteriza por tener “una fragancia de vainilla dulce, ligeramente almizclada, ligeros toques de cereza, combinada con el aroma de una masa salada a base de trigo”.

Que Hasbro patente el aroma de Play-Doh no debe sorprender, en el mundo de las marcas esto no resulta tan extraño, generalmente es para proteger sus productos y evitar que otra las copie. Apple, por ejemplo, patentó una bolsa de papel, pero hay otros casos menos extravagantes, Coca-Cola, por ejemplo tiene la arca registrada de su emblemático color rojo, o Crayola que posee la titularidad de algunos de sus colores.