Seleccionar página

Así como en México tenemos taquitos y pozole, en Suiza el platillo nacional más reconocido son las albóndigas, las cuales se acompañan con una rica mermelada de moras.

albondiga 1

Son tan famosas que incluso Ikea, la tienda de muebles sueca más reconocida a nivel mundial, creó un departamento de comida en el que las bolas de carne son el platillo principal del menú. Tan populares son entre los residentes y los turistas que generan ventas por valor de dos millones de dólares al año.

Lo gracioso del asunto es que hasta apenas el fin de semana pasado, el país escandinavo confesó a través de su cuenta oficial de Twitter que sus albóndigas son turcas.

“Las albóndigas suecas están basadas en realidad en una receta que el Rey Carlos XII trajo desde Turquía a principios del siglo XVI. ¡Vamos a ceñirnos a los hechos!”, concluía el tuit, en la lucha contra las denominadas Fake News (Noticias falsas).

La noticia provocó diversas reacciones, especialmente entre los turcos que celebran la confesión y argumentan que no es el único platillo robado por Carlos XII, en referencia a los granos de café y al repollo relleno.