Seleccionar página

El invernadero más grande del mundo volverá a abrir sus puertas en el Jardín Botánico de Kew, en Londres, tras una restauración integral que duró cinco años.

invernadero 2

El Kew Temperate House es un invernadero victoriano de cristal que cerró para someterse a una modernización en la que se emplearon más de cinco mil 280 litros de pintura, cantidad suficiente para cubrir cuatro campos de fútbol, y donde se reemplazaron 15 mil paneles de cristal.

El recinto alberga más de 10 mil plantas, ordenadas geográficamente, provenientes de climas templados de todo el mundo, con muestras extraordinarias de especímenes amenazados que podrán sobrevivir en el jardín de la capital británica.

Entre las mil 500 especies de plantas se podrá encontrar una Cicada de Wood (Encephalartos woodii) sudafricana, casi desaparecida en el mundo salvaje, que ha recibido el sobrenombre de “la planta más solitaria del mundo”, ya que solo sobreviven ejemplares macho clonados del original, que llegó al Reino Unido en el siglo XIX.

Scott Taylor, horticultor jefe de la colección, indicó que todavía se están buscando hembras de la cicada para que pueda reproducirse y señaló lo fundamental que es mantener todas estas especies con vida y asegurar que las plantas en peligro no desaparezcan.

La reforma ha costado 41 millones de libras y también superó la reparación, limpieza y supresión de 69.000 elementos individuales de la estructura, según la información del Jardín Botánico.