Seleccionar página

Los majestuosos cactus saguaros o “gigantes del desierto”, símbolo del oeste de los Estados Unidos y el norte de México, son protegidos con microchips para evitar que gente sin escrúpulos los robe, especialmente los ejemplares más pequeños.

Resultado de imagen para cactus saguaros

Ubicado en el suroeste de Arizona, el Parque Nacional Saguaro, con una extensión de 321 kilómetros cuadrados entre montaña y desierto, tiene un programa para insertar dentro del famoso cactus los pequeños dispositivos electrónicos, que miden aproximadamente medio centímetro de largo.

“Sabemos que hay gente que en el pasado ha robado nuestros saguaros, personas que se dedican a la jardinería y que saben que pueden venderlos. Un saguaro pequeño de entre tres y cinco pies se puede vender hasta por 300 dólares”, dijo el jefe de guardabosques en el Parque Nacional Saguaro, Ray O’Neil.

La tecnología funciona de la misma manera que los microchips colocados dentro de una mascota. Se requiere un lector especial para detectar el dispositivo y obtener su información.

O’Neil está convencido de que el programa tendrá gran éxito en la prevención de robos, ya que gracias a la publicidad, menos individuos intentarán el hurto de los famosos cactus, inmortalizados por el cine.