Seleccionar página

La Gran Muralla china, el monumento símbolo de la civilización oriental, será protegida con inteligencia artificial y drones con un sistema que se pondrá en marcha por un acuerdo firmado por el gobierno de Pekín y el gigante tecnológico estadounidense Intel.

muralla-china-1

En virtud del acuerdo, el segundo mayor fabricante mundial de semiconductores y microprocesadores y la Fundación China para la Conservación del Patrimonio Cultural, explorarán vías para colaborar en la inspección, reparación y la preservación de la Gran Muralla, con más de dos milenios de historia en sus tramos más antiguos.

Con más de ocho mil kilómetros de longitud, la Gran Muralla, en realidad formada por diversos muros interconectados y construidos en diversas dinastías chinas, está amenazada por la erosión del agua y el viento además de por la actividad humana en sus proximidades, viéndose dificultada su restauración debido a su enorme tamaño.

La Gran Muralla fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1987.